Receta con alcachofas hervidas

Una deliciosa planta

No hay quien se resista a un delicioso plato de alcachofas hervidas. Esta planta, de un profundo e inolvidable sabor, es originaria del Mediterráneo occidental y se extendió por el resto del mundo, cultivándose hoy en varios países de clima templado. Hay quienes afirman que la alcachofa tuvo su origen en el norte de África y era consumida por los griegos y romanos de la antigüedad. Hoy es un alimento de consumo cotidiano y entre los países que exhiben la mayor producción de alcachofas se encuentran Egipto, Italia, España y Argentina. 

Las alcachofas hervidas esconden entre sus hojas un valioso, sabroso y nutritivo tesoro que será muy beneficioso para la salud de quienes la consuman. Aquí te presentamos una receta de alcachofas hervidas para que te des un banquete de reyes.  ¡Venga! ¡Vamos a hervir alcachofas! 😀

Ingredientes

Realizar este gustoso y saludable alimento no precisa de una abundante lista de ingredientes. Se requiere de un kilo de alcachofas, cuidando de seleccionar las más frescas y vistosas, que atrapen nuestra mirada y nos abra el apetito; también se necesita un limón, sal, aceite de oliva y agua. Con estos pocos elementos podremos destacar el exquisito sabor de las alcachofas, las cuales se pueden acompañar, si se desea, con vinagreta o salsa tártara. 

Preparación paso a paso

Hay que lavar bien las alcachofas con abundante agua para eliminar cualquier rastro de tierra o sustancia indeseable que se escondan en los pliegues de las hojas. Luego, hay que desprender las hojas exteriores, que son más duras, hasta dejar las más tiernas, que recubren el corazón. Se deben cortar las puntas de las hojas, usando para ello un cuchillo filoso. La mejor manera para realizar este paso es haciendo un corte en la parte superior de la alcachofa. 

Se corta un limón a la mitad y se exprime sobre las alcachofas. Hay que reservar las cáscaras del limón para usarlas más adelante. 

Usando un muy buen y eficiente hervidor eléctrico, se depositan en él las alcachofas con suficiente agua y se le agrega una cucharadita de sal y las cáscaras del limón. Se deja hervir por alrededor de 25 minutos hasta que el corazón se haya ablandado. 

Cuando las alcachofas estén listas, se sirven en un plato y se le puede añadir sobre ellas un chorrito de aceite de oliva y una pizca de sal. Eso es todo, fácil y sencillos pasos para obtener una comida suculenta y llena de sabor. 

Tiempos de preparación y cocción

Como ya te habrás dado cuenta, el tiempo de preparación y de cocción de las alcachofas hervidas es muy breve. Solo se emplearon cinco minutos para lavar y cortar las alcachofas. El tiempo de cocción no superó los 25 minutos. En total, se emplea media hora para tener a punto esta receta. 

Valor nutricional

La alcachofa es una planta que ofrece sabor, nutrición y salud. Quien la consuma recibe, además de una suculenta explosión de sabores, un significativo aporte de vitaminas y minerales, entre los que se encuentran la vitamina A, B1, B2, B3, B5, B5, C, E, K, ácido fólico, Calcio, Hierro, Magnesio, Manganeso, Fósforo, Potasio y Zinc. Por si fuera poco, los beneficios comprobados sobre la salud son variados, y se cuentan los referidos al funcionamiento del hígado y la vesícula, además de ayudar a eliminar toxinas y a facilitar la digestión. Por todas estas razones se recomienda el consumo de alcachofas a las personas en convalecencia y debilidad, a las que padecen enfermedades hepáticas, hipertensión y a las que presentan alteraciones del colesterol y los triglicéridos. 

Por estas y otras muchas razones, la alcachofa es un rico manjar, sabroso y depurativo, que debe formar parte de nuestra comida cotidiana.

Valora este artículo